Diario Calle de Agua

España - Marruecos

Sociedad

Cinco iglesias cristianas en Marruecos tienen otra actividad

El patrimonio cultural y arquitectónico en Marruecos también tiene ejemplos de iglesias. Numerosas localidades cuentan además de mezquitas con iglesias y sinagogas. Actualmente hay cinco iglesias ya desacralizadas que disponen de otros usos que no son los de culto, dos de ellas muestra del pasado colonial español.

En primer lugar, la iglesia de Martil, construida en los años 40 del siglo pasado en la época del Protectorado español y luego fue abandonada en la década de los años 70. Fue en 1996 cuando el Centro cultural Lerchundi –en alusión al histórico franciscano José María Lerchundi (1836-1896) que vivió en Marruecos a finales del siglo XIX- lo restaura y posteriormente le da uso.

El centro posee una biblioteca universitaria y acoge a estudiantes de diferentes nacionalidades y se imparten cursos de todo tipo, desde idiomas hasta matemáticas. Asimismo ha acogido exposiciones, debates, charlas y representaciones teatrales.

Por su parte, la iglesia de Santa Bárbara de Youssoufia, -localidad de 67.000 habitantes fundada en 1931 por los franceses- que el artista callejero español Okuda San Miguel –su nombre auténtico es Oscar San Miguel Erice- ha convertido en arte de calle, con graffitis que recogen iconografías inspiradas por el surrealismo, libertad, existencialismo y naturaleza entre otros aspectos conformando una muestra pop bajo el título ’11 imágenes para la libertad’ realizada en 2016. El autor sostiene que el arte elimina las banderas religiosas o culturales.

Otro templo, la iglesia del Sagrado Corazón de Casablanca, construída entre 1930 y 1959, se convertirá en un espacio sociocultural desde el próximo año 2018 que acogerá conciertos y exposiciones. Está siendo rehabilitada con un presupuesto de 25 millones de dírhams (240.000 euros) gracias a las ayudas del Ayuntamiento del Amsterdam –hermanada con Casablanca-. Estudiantes de Bellas Artes están colaborando. En los últimos años acogió un desfile de modas, dentro de la Casa Fashion Week de 2012 o un concierto de música electrónica en 2015.

Un uso diferente es el de la antigua iglesia española dedicada a San Antonio de Padua, de finales del siglo XIX en la localidad de El Jadida. Tras años de abandono se transformó en hotel de lujo en 2012 bajo el nombre de ‘La Iglesia’ literal en español. Se ha redecorado estilo años 30. Se encuentra cerca de los famosos aljibes, herencia portuguesa.

Finalmente, otra antigua iglesia española, la Buenaventura de Casablanca, construída a finales del siglo XIX, situada en la antigua medina, fue cerrada en 1968. Fue ocupada por familias con dificultades en el acceso a viviendas, ha sido transformada en Casa de Cultura, dentro del amplio proyecto de rehabilitación de la medina de la capital económica de Marruecos iniciada en 2011. El pasado mes de mayo acogió la pieza de teatro franco-marroquí-española Ziryab, en alusión al músico árabe de la etapa Al Andalus que también fue astrónomo, poeta y geógrafo. Conocido por Abu Hassan Ali Ben Nafi (789-857), fue además el introductor del ajedrez en la península ibérica. La representación teatral también se exhibió en el Instituto Cervantes de Casablanca.

Texto: Jesús Cabaleiro

Foto: Antonio Gómez