Diario Calle de Agua

España - Marruecos

Fútbol

El Wydad Casablanca campeón de la Botola 2018-19

La Primera División marroquí o Botola Pro concluyó con el título para el Wydad Casablanca que lo ganó con una jornada de antelación tras ganar 4-1 en casa al Olympique de Juribga.

Es su título número 20 tras los conseguidos en 1957,1966,1969, luego tres consecutivos, 1976,1977 y 1978, 1986, 1990, 1991, 1993, 2006, 2010, 2015, 2017 y el actual, 2019. Antes de la independencia de Marruecos ganó cinco en el Protectorado francés, 1948 a 1951 y 1955.

Los rojos del Wydad entrenados por Faouzi Benzarti habían fichado a cinco estrellas al inicio de esta temporada. Entre ellos, Badie Aouk, la revelación con el HUSA de Agadir, Michel Babatunde, un internacional nigeriano que jugó en el Raja en 2015- 2016, y el regreso del goleador liberiano William Jebor.

Además deberá jugar de nuevo la final de la Champions africana en terreno neutral tras la CAN ya en julio. Hubo una agria polémica con el Esperance de Tunez que acabo en los despachos por el uso del VAR. El partido de ida en Marruecos acabó 1-1 con polémica arbitral incrementada a la vuelta el pasado 31 de mayo tras ir perdiendo 1-0 y no concederle un gol que no era fuera de juego como se dictó por el árbitro.

El otro equipo de Casablanca, el Raja, terminó subcampeón tras despedir en el transcurso de la temporada al entrenador español Juan Carlos Garrido. Las Águilas Verdes, habían reclutado no menos de 11 nuevos nombres, talentos jóvenes con alto potencial en su mayor parte.

Por otra parte, dos equipos del norte sufrieron problemas, por un lado, el Mogreb Atlético Tetuán (MAT) entrenado por Tarik Sektioui, se salvó tras ganar sus dos últimos partidos y repitió andar en el alambre de la Botola-2 como  le sucediera el año pasado donde salvo la categoría tras una brillante segunda vuelta.

El cambio de su histórico dirigente Abdelmalek Abroun –presidente desde 2005, en su presidencia se ganaron sus dos únicas Botolas en 2012 y 2014,  y jugó la fase del Mundialito de Clubes- por Mohamed Redouane El Ghazi no ha supuesto mejora deportiva.

Otro club del norte acabó de farolillo rojo y descendido ya hacía varias jornadas, fue el Chabab Rif de Alhucemas (CRA). Tuvo en dificultades de todo tipo tras mantener a última hora la categoría la temporada pasada.

Su debú este año lo decía todo, una derrota por  6-0 encajado ante el Raja Casablanca. Ya en pretemporada, tuvieron problemas económicos y financieros que impidieron una preparación normal y tuvo cambio de entrenador. Además, el déficit del club asciende a 10 millones de dírhams (910.600 euros).

Mientras, el pasado campeón, el Ittihad Riadi Tánger (IRT) acabó quinto fuera de las competiciones continentales aunque de sus últimos cuatro partidos no ganó ninguno y sufrió tres derrotas. En competición continental fue eliminado por un equipo argelino, JS Saoura lo que le costó el puesto a su entrenador, el tunecino Ahmed Ajlani.

Otro equipo descendido fue el Kawkab Marrakech (KACM) que también cambió de entrenadores, tres en total, uno de ellos fue el histórico Aziz Amri que conquistó dos Botolas con el MAT Tetuán en 2012 y 2014. Su junta directiva, encabezada por Fouad El Ouarzazi, ha dimitido tras el descenso y no se elegirá la siguiente hasta la asamblea general del 31 de julio.

Sin duda fue la temporada del Renacimiento de Berkane, consiguió por primera vez la Copa del Trono para un equipo del norte, lo hicieron ante el WAF Fez que llegaba a una final por primera vez. Los naranjas además llegaron a la final de la Copa Confederaciones CAF donde perdieron por penalties ante el Zamalek egipcio -que antes ya eliminó al IRT- y fueron recibidos en olor de multitud a su regreso a su localidad. Terminaron octavos y además contaron con el máximo goleador de la Botola, el togolés Fo-Doh Laba con 18 goles.

Una decepción fue el FUS Rabat que terminó en 2018 en cuarto lugar y ahora terminó noveno. Asimismo el Difââ Hassani Jadidi, el club de El Yadida, terminó séptimo tras convertirse en sociedad anónima -primer club de la Botola en hacerlo-.

El otro equipo de la capital, FAR Rabat, los militares en alusión a su origen militar, lleva una década sin lograr ningún título, y tuvo una nefasta temporada de hecho terminó perdiendo 0-2 ante el MAT Tetuán en su despedida de la temporada y fue superado por los tetuaníes acabando solo tres puntos por encima del descenso en el puesto 13.

El HUSA Agadir que presentaba como novedad, los dos primeros jugadores internacionales palestinos que jugarán en Marruecos terminó tercero tras los dos equipos de Casablanca. Su portero, internacional, Abderrahmane El Houasli, fue el mejor guardameta la pasada temporada.

Los ascendidos de la pasada temporada, Youssofia Berrechid y Mouloudia Uchda –quien acaba de fichar al entrenador argelino Abdelhak Benchika, ex del IRT y MAT- así como el modesto Rapid Oued Zem, mantuvieron sin problemas la categoría.

Los dos ascendidos este año son el  Renaissance Club Athletic de Zemamra (RCAZ) que pasó de  un equipo de aficionados a entrar, en apenas dos temporadas, en la élite del futbol por primera vez en su historia tras ganar el campeonato de Segunda o Botola 2. El otro equipo que asciende es el Raja de Beni Mellal.

Este año la Federación Internacional de Historia y de Estadísticas del Fútbol (Iffhs) ha señalado al campeonato de liga marroquí, la Botola, como el mejor de toda África.  A nivel mundial ocupa el puesto 27.

Texto: Jesús Cabaleiro