Diario Calle de Agua

España - Marruecos

Cultura

El viaje de Delacroix a Marruecos expuesto en el museo del Louvre

El Museo del Louvre en París dedica una exposición desde el 29 de marzo al 23 de julio a la estancia de seis meses que el pintor Eugene Delacroix (1798-1863) realizó en 1832 en Marruecos acompañando en misión diplomática al conde de Mornay, Charles Edgar de Mornay (1803-1878).

Esta retrospectiva pictórica rememora los aspectos más destacados de su carrera artística y los seis meses, de enero a julio que pasó en Marruecos.

"Llegó a Tánger y luego acompañó al duque de Mornay a la ciudad imperial de Mequinez para encontrarse con el sultán de Marruecos, Mulay Abderramán (1778-1859). Hicieron el viaje  y luego Delacroix fue a Argelia y Andalucía. Estaba bajo estrecha vigilancia en Marruecos, pero gracias a la intervención de un intérprete, pudo tener acceso a algunos interiores, entrar en casas, asistir a fiestas, incluida una boda", señalan responsables de la muestra. "Gracias a este viaje, descubrió el estilo de vida marroquí que celebra en su pintura que muestra un estilo de vida mediterráneo". El artista pudo pasar un tiempo a solas, caminar por las calles de Mequinez.

"Esta experiencia permitió a Delacroix apropiarse del último género pictórico que no había logrado apropiarse hasta entonces: la escena del género, la representación de la vida cotidiana, las costumbres de un pueblo ", explican.

Pintó el Estrecho de Gibraltar, la medina de Tánger, jardines y calles, arquitectura islámica, el camino a Mequinez de jinetes con caballos....

Hay que recordar que Mequinez actualmente es patrimonio de la humanidad por la Unesco siendo una de las ciudades imperiales de Marruecos. Actualmente hay nueve localidades marroquíes que son patrimonio de la humanidad de la Unesco, entre las que destaca, además de Mequinez, la medina o zona antigua de la extinta capital del Protectorado español, Tetuán, inscrita en 1997, al igual que las medinas de Fez (1981), Marraquech (1985) y Esauira (2001), así como las ciudades de Rabat y El Yadida, además del lugar arqueológico de Volubilis y la fortificación de Ait Ben Hadu, en Uarzazate.

Texto: Jesús Cabaleiro